En este análisis podemos observar como una oficial de policía justifica la ubicación de un vehículo estacionado en zona rígida y hace un movimiento clásico de señal de mentira (levantar un solo hombro), en el preciso instante que menciona que la municipalidad es la responsable.

Luego, durante la explicación que le da al periodista, muestra señales de ira y desprecio a través de sus micro expresiones, y realiza un movimiento de negación con la cabeza al mencionar que las personas están acostumbradas a estacionarse allí (movimiento contradictorio a su explicación). Cuando decimos algo que no es verdad, nuestro sistema nervioso autónomo entra en contradicción con nuestro pensamiento y lo rebela a través de ligeros movimientos perceptibles.

Comentarios

comentarios